top of page
Buscar
  • Foto del escritorLAMESAUNEALAFAMILIA

Walter Mehrer S - Cultivemos la unidad familiar

Walter Mehrer S - www.lamesaunealafamilia.com





El salmo 133 es definitivamente hermoso! Nos habla de una de la leyes de este universo aplicada al nivel humano, específicamente la familia.

Veamos tres aspectos importantes de la excelencia de la unidad.


Primero, la hermosura de la unidad familiar. Algunos piensan que la familia dichosa es aquella que esta rodeada de lujos; otros aquella que ostenta títulos educativos o que tienen un apellido ilustre. Mas el salmista señala un concepto brillante tocante a la familia cuando declara: “¡He aquí, cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía!” (Salmo 133:1). Se puede tener riqueza, lujo y erudición pero si no se tiene unidad ¡no se tiene familia! Lo que hace una familia hermosa es la concordia con que se lleva la vida! Se trata de la convivencia recíproca en los lazos de un amor sincero!


Segundo, las imágenes dignas de la unidad familiar. La Biblia dice: “es como el buen aceite sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras” (Salmo 133:2). La armonía en la familia es tan digna como la instalación de Aaron para llegar a ser el sumo sacerdote del pueblo. La unidad involucra representar a Dios ante la familia, implica llevar el dolor y las debilidades de la familia ante de Dios. La hermosura de la unidad comienza en oración los unos por los otros.La Biblia dice que la unidad en la familia “es como el rocío del Hermón que desciende sobre los montes de Sion” (Salmo 133:3). El rocío es un vapor volátil que forma gotitas en las altura del Monte Hermón. Moja suavemente y satura los montes produciendo frescura, humedad y el fruto deseado. ¡La unidad en la familia es ese rocío del interés mutuo y el sobrellevar las cargas los unos de los otros! ¡Se trata que el Monte Hermón lleve su “rocío” hasta los montes de Sión! Cada uno debe compartir con el otro; rociemos nuestro hogar con armonía cada día!


Tercero, el resultado de la unidad familiar. La Biblia dice: “porque allá enviará Jehová bendición y vida eterna” (Salmo 133:4). La palabra “porque” nos indica una razón u origen de la bendición de Dios, es decir, por la confraternidad que se lleva en la familia. La bendición no es por casualidad, es decir, por cosas que no se prevén ni se pueden evitar. Todo lo contrario, la bendición familiar es una causalidad, la palabra “porque” nos habla de un efecto deliberado.El gozo es debido a la excelencia de la unidad familiar. El texto afirma: “allá enviará Dios bendición y vida eterna” ¡Cultivar a propósito la unidad familiar es asegurar la bendición de Dios!

20 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page